HIP HOP

Alzar la voz: quebrar el margen. Rap y discurso femenino

HIP HOP

Carmen Gonzalez Chacon

Carmen González Chacón (Ciudad de La Habana, 1963)

Alzar la voz: quebrar el margen. Rap y discurso femenino. Del siglo dieciséis data mi pena y apenas lo sabía porque aquel ruiseñor siempre canta mi pena. (Morejón, 294).

Describir el campo artístico cubano resulta controversial.  Atravesado por problemáticas existenciales y políticas, muchas veces se ha convertido en arma mortal contra el desarrollo de corrientes alternativas que pretenden concebir el arte desde determinados presupuestos globales.

El marco interpretativo desde el cual crece y se fortalece la cultura Hip Hop en nuestro país, ha sido muchas veces manoseado, pocas analizado a profundidad y por omisión de críticos y seguidores, jamás enunciado como continuidad de procesos artísticos e intelectuales. Al arribo de esta vanguardia que ostenta como su divisa fundamental la formación de un movimiento intelectivo lejos de la academia y los centros de pensamiento ya establecidos, crecen especulaciones y malos entendidos enmarcados en razones excluyentes y discriminantes.  Estos vicios inciden en la formación de un marco teórico mutilado que muestra un proceso dependiente de una (otra) cultura foránea, ejercida desde la marginalidad y sus limitaciones.

Musicólogos, estudiosos, artistas y compañeros de viajes coinciden en dar certificación filial a los afroamericanos reunidos en los guetos neoyorkinos.  Algunos avanzados concurren a los ritmos caribeños y antillanos para señalar las bases del cu-cu-pa –cu-cu-pa característico de la música que acompaña la figura del Maestro de Ceremonias (MC).  Sin embargo, la figura del MC está fundamentada en toda la cultura de la diáspora africana en las Américas desde la tradición oral, en la figura del griot africano, resemantizada desde la apropiación de nuevos postulados idiomáticos y de asimilación fundacionales.

Dialogando con un ensayo del saxofonista y uno de los más importantes musicólogos cubanos, Leonardo Acosta, coincidimos en asegurar que todo comenzó antes.

Nunca he creído en una música “nueva” o experimental pura, al margen de tradiciones a veces ancestrales, y siempre he considerado los términos “innovación” y “tradición” como parte de una misma cosa, de un proceso que puede decirse orgánico o dialéctico. (Acosta, 38).

Afro-norteamericanos, emigrados caribeños, antillanos, africanos…, reunidos en los guetos de Nueva York, aplicaron la dialéctica orgánicamente, adecuaron su tradición a las nuevas urgencias culturales, haciéndolas respirar los tiempos del desarrollo tecnológico y la digitalización. Haciendo coincidir su pasado común, con sus antes.

PARA EL ARTICULO COMPLETO SOBRE RAP Y EL DISCURSO FEMENINO- Alzar la voz: quebrar el margen. Rap y discurso femenino, CARMEN CHACÓN

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s