FEMINISMO NEGRO

Afrocubanas protagonizan lucha contra la discriminación

Por Lirians Gordillo Piña

Desde hace algunos años mujeres afrocubanas reclaman sus derechos y luchan contra la doble discriminación por género y raza.

Mujeres afrodescendientes de varias generaciones protagonizan la lucha antirracista en Cuba. Su amplia participación, empuje y la solidez de argumentos dan muestra de un liderazgo en desarrollo.

El intelectual Roberto Zurbano reconoce que son las mujeres latinoamericanas y caribeñas quienes llevan la voz cantante en la lucha contra el racismo en la región.

“Ellas han logrado consolidarse a partir de ideas muy sencillas, pero de gran impacto, ganadas desde espacios como la familia, con la emancipación de sus hijos y la sobrevivencia diaria”, declaró el ensayista a SEMlac.
Zurbano opina que los grupos, redes e iniciativas organizadas por negras cubanas cuentan con mayor capacidad de negociación y búsqueda de opciones, característica poco frecuente en “otras organizaciones de hombres que son más políticas, verticales y prejuiciadas”.
El trabajo en red o la falta de consenso y compromiso político en la lucha contra el racismo son temas frecuentes en encuentros como la reunión del capítulo cubano de la Articulación regional afrodescendiente para las Américas y el Caribe (ARAAC), celebrada en La Habana el 12 de agosto, a propósito del Decenio Internacional de Afrodescendientes (2015-2024).
“En el tema racial no hay consenso, ni en la sociedad civil, ni en las instituciones, ni en la propia población negra que vive el racismo”, opinó durante el encuentro Gisela Arandia, una de las coordinadoras de la red regional en Cuba.
Dar visibilidad a los grupos y comunidades marginadas, rescatar la historia de mujeres y hombres negros y defender los valores de la cultura africana son cuestiones que preocupan a quienes luchan contra el racismo en esta isla del Caribe.
Arandia sostiene que en ARAAC hay conciencia y voluntad para construir un programa contra el racismo, pero este debe ser un empeño de toda la población y no de un grupo específico.
“La deconstrucción de la desigualdad y la superación de las inequidades tienen que ser un proceso público porque el consenso y la construcción de conciencia social no germinan en espacios privados”, afirma.

Liderazgo a viva voz…

“Mi tatarabuela vino en un barco negrero. Yo no la conocí, pero mi tía se encargó de contarme su historia. La mía era una familia muy numerosa, muy humilde, y de una inteligencia natural privilegiada”, recuerda Lidia Martínez, integrante del capítulo cubano de ARAAC.
Intelectuales y escritoras han denunciado la invisibilidad en la historia nacional de las vidas, aportes culturales y políticos de figuras femeninas negras, salvo algunas excepciones.
En la introducción de la compilación Afrocubanas. Historia, pensamiento y prácticas culturales, la historiadora Daysi Rubiera llama a “avivar la memoria” para comprender la opresión y resistencia no recogida por la academia tradicional cubana.
Rubiera precisa que ello significa “sacar a la luz, para que se conozca y reconozca toda una historia de resistencias y de lucha en la que las mujeres negras —en todas las épocas— han sido protagonistas, en su afán de convertirse en seres humanos plenos”.
Fortalecer su autoestima, frente a los estereotipos negativos, no es fácil. Sin embargo, varias mujeres entrevistadas por SEMlac refieren la importancia de los lazos de solidaridad, unión y orgullo que han prevalecido en sus familias.
“Un valor importante es la capacidad de resistencia y el potencial creativo. Pero también la facultad de transmitir de forma oral ese potencial de una generación a otra”, dijo la activista Elvira Eduardo Vázquez a SEMlac.
La rapera Magia López asegura que la afectividad y la unidad de la familia son los primeros valores que tomó como niña negra. “Desde esa base, lo demás lo vamos construyendo en cada uno de los espacios en los que estamos”, afirma.
López es conocida por defender en sus canciones la identidad y cultura afrocubanas. En su opinión, es fundamental ganar en autoestima, apoyar a las mujeres negras a fortalecer su dignidad y reconocer su belleza fuera de los cánones hegemónicos.
Abocadas al espacio público, afrocubanas diversas en ocupación, formación, generación y orientación sexual mantienen proyectos comunitarios, espacios de debate, investigaciones, producciones culturales disímiles y páginas digitales dedicadas a la temática racial y de género.

Discriminación racial: entre herencia y nuevos bríos

Pese a las políticas de equidad social promovidas por el gobierno cubano, la mayoría de la población afrodescendiente se encuentra en desventaja social, alejada de espacios de mejor remuneración económica, y es objeto de estereotipos negativos.
Es por ello que Elvira Eduardo, también integrante de ARACC en Cuba, llama a colocar la mirada en los sectores desposeídos, pero no como víctimas sino como actores sociales.
“Debemos hacer un análisis y ver qué está pasando con la población mayoritariamente negra que habita los barrios marginales y las cárceles”, reconoce Eduardo.
Para la activista, el decenio afrodescendiente está llamado a “visibilizar mejor las demandas de los grupos en desventaja, desde la investigación y desde las acciones sociales”.
A la agenda política, comunitaria y cultural para afrontar la discriminación, se suma la perspectiva de género con múltiples análisis.
La artista Magia López considera limitada la participación política de las mujeres negras, quienes tampoco aparecen visibilizadas cuando se discuten problemas como la violencia de género y las brechas económicas.
A López le preocupan mucho las nuevas transformaciones económicas del país a las que deben insertarse mujeres negras, muchas de ellas necesitadas de información y con escasos recursos para emprender algún negocio.
“Creo que el cambio económico viene muy fuerte. Las mujeres tienen que saber sobre los nuevos mecanismos y posibilidades, cómo insertarse en los espacios productivos y para eso hay que estar preparadas”, opina.
Como parte de un esfuerzo regional, la sección cubana de la Red de Mujeres Afrodescendientes, Afrocaribeñas y de la Diáspora (RMAAD) busca desarrollar estrategias para fortalecer la lucha antirracista y la igualdad de género en la isla.
La Primera Cumbre de Lideresas Afrodescendientes, celebrada el pasado mes de junio en Managua, Nicaragua, dio como resultado una plataforma de acción de 15 puntos que incluyen los ámbitos jurídicos, académicos, económicos, culturales y medios de comunicación.
La psicóloga Norma Guillard integró la delegación cubana. Según informó a integrantes de ARAAC, la agenda nacional pondrá énfasis en combatir el racismo como responsabilidad de todas y todos.
Uno de los tópicos a trabajar en el futuro inmediato es la representación mediática de la población negra, específicamente de las mujeres.
La estrategia persigue “poner fin a la utilización de términos racialmente discriminatorios o tendenciosos contra la población afrodescendiente, especialmente a las mujeres, eliminando el uso de imágenes estereotipadas en los medios de comunicación e internet”.
El documento expone la importancia del liderazgo de las mujeres. Mientras, las voces de activistas negras prometen ser un mecanismo vital para la articulación de la población afrodescendiente y la lucha antiracista en la isla.

Tomado de SemLac

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s